Solución a la aluminosis

¿Qué es la aluminosis?

La aluminosi es una patología muy frecuente en un determinado tipo de cemento, llamado cemento aluminoso, consistente en que el mismo pierde firmeza y altera sus estructuras que han utilizado aluminosis cemento para su construcción. Su gravedad reviste en el hecho de que se manifiesta en las viguetas de los forjados de las edificaciones, al pasar el cemento de una estructura química hexagonal a una estructura cúbica, haciéndolo menos resistente y poniendo en peligro la estabilidad de la edificación.

Aluminosos años 50 y 80

La aluminosis es un problema muy grave que puede aparecer en ciertos edificios fabricados con un tipo determinado de cemento y que, normalmente tienen una antigüedad que va entre los 50 y los 80 años.

Para combatir con éxito esta problemática la clave estará en dos factores: la rapidez con la que se detecte el problema y la importancia con la que se actúe sobre el mismo.

La importancia de detectar pronto la aluminosi radica en el hecho de que la solución depende directamente del alcance y la gravedad del problema. Si por desgracia, detectamos la aluminosis demasiado tarde, cuando ya está tan generalizada que afecta a la totalidad de la estructura del edificio y sea, por lo tanto, imposible evitar el colapso, no habrá otro remedio que demoler la edificación.

Una vez detectado a tiempo el problema, el siguiente paso es encontrar las soluciones adecuadas al grado de gravedad y al alcance que tiene sobre el edificio, que en los siguientes párrafos pasaremos a analizar.

Aluminosis en vigas

La importancia de detectar pronto la aluminosi radica en el hecho de que la solución depende directamente del alcance y la gravedad del problema. Si por desgracia, detectamos la aluminosis demasiado tarde, cuando ya está tan generalizada que afecta a la totalidad de la estructura del edificio y sea, por lo tanto, imposible evitar el colapso, no habrá otro remedio que demoler la edificación.

En este sentido, lo más prudente es poner en manos de profesionales de la aluminosis barcelona como Reformas Iluro, localizados en Mataró (Barcelona) capaces de poner todos sus medios y técnicas en la búsqueda de una solución que evite el derrumbe.

Antes de cualquier actuación es de vital importancia la adopción de medidas cautelares, que consistirán básicamente en el desalojo de parte o la totalidad del edificio, el apuntalamiento de las vigas aluminosis y el corte de los suministros como el agua o el gas.

Aluminosis cemento

En cemento aluminoso se extendió en España entre las décadas de 1950 y 1970 debido a su rentabilidad respecto a otros tipos de cemento, como el encofrado. La rentabilidad sacada a este material derivaba de una gran resistencia mecánica que se alcanzaba pocas horas después del hormigonado, dando lugar a que se pudieran reutilizar los moldes en los prefabricados y auxiliares.

No todos los hormigones construidos a partir de cemento aluminoso tiene porque presentar este problema ya que, además del material, en la aparición de la aluminosi intervienen otros factores corrosivos del cemento como pueden ser la temperatura o la humedad; precisamente por este motivo, esta patología es frecuente en zonas costeras, como puede ser la zona cercana a la playa entre Mataró y Barcelona.

Aluminosis tratamiento

solucion aluninosis

Una vez tomadas las medidas cautelares pertinentes, el siguiente objetivo es poner es manos de profesionales que sean capaces de poner solución a este problema sin llegar a la nada deseada demolición del edificio, como es el caso de Reformas Iluro en Mataró (Barcelona), una empresa que cuenta con profesionales que acumulan más de dos décadas en el sector y que, sin lugar a dudas, serán capaces de poner todos sus medios en la búsqueda de una solución eficaz a este grave problema.

Básicamente nos encontramos tres tipos de actuaciones frente a la aluminosis, que podríamos llamar como mantenimiento, refuerzo o sustitución, hay que tener en cuenta que cualquier actuación sería conveniente finalizarla con una reforma integral. La aplicación de cada una de ellas dependerá, como decíamos al principio de este artículo, del alcance y la gravedad del problema en el momento de su detección.

Gravedad baja de aluminosis

En los casos menos graves se aplica el mantenimiento. Estos casos se caracterizan por el hecho de que las vigas no presenten deficiencias visibles que pongan en peligro la estabilidad del edificio, aunque estén hechas a base de cemento aluminoso.

En estos casos hay que actuar, por lo tanto, sobre los principales factores de riesgo que agravan la patología: la humedad y la temperatura.

Se debe actuar, por lo tanto, sobre los elementos que inciden sobre estos factores. De esta forma, habrá que actuar en la instalación de agua, tanto en su canalización como evacuación, así como en la ventilación y impermeabilización o aislamiento térmico.

Es importante también no someter a más presión al material mediante la máxima limitación posible del peso que debe soportar. Esto se consigue mediante un reparto homogéneo de este peso, de manera que no se produzca una sobrecarga demasiado importante sobre un punto concreto de la construcción o sobre una viga concreta que pueda estar afectada.

En estos casos habrá que realizar mantenimientos e inspecciones periódicas durante toda la vida útil del edificio, de manera que deberemos actuar de nuevo cuando sea necesario.

Gravedad media de aluminosis

2En los casos en los que las vigas hayan sufrido una pérdida de su capacidad de resistencia pero que, sin embargo, no hayan quedado del todo comprometidas, deberemos utilizar la técnica del refuerzo.

Esta técnica consiste en la colocación de una fibra de carbono o una lámina de acero en el ala interior de la vigueta, de manera que le permita, con este apoyo, recuperar su resistencia mecánica y, por lo tanto, su capacidad de soportar peso. Esta fibra de carbono o lámina de acera la fijaremos con mortero de resina, cosa que además servirá para proteger el material de la nociva humedad.

Gravedad alta de aluminosis

Cuando nos encontremos en el escenario más grave y las vigas hayan perdido por completo su resistencia mecánica y, por lo tanto, su capacidad de soportar peso, la única solución posible será la sustitución.

En realidad esta técnica no consiste en la sustitución de un material por otro, sino que consiste en añadir elementos al material dañado que puedan realizar su función.

Esta técnica puede aplicarse de diversas maneras. En primer lugar, se pueden colocar soluciones técnicamente sencillas como la ubicación de perfiles laminados de acero en la parte inferior a la vigas con afectación. También puede optarse por soluciones técnicamente más complejas como la colocación de perfiles que simulen la forma interior del forjado, fijados al mismo y divididos en distintos tramos telescópicos.

Aluminosis Mataró

Si detectas este problema en tu edificación en las inmediaciones de Mataró o Barcelona, puedes confiar en una empresa sólida y con experiencia como Reformas Iluro para encontrar la solución más adecuada a tus necesidades.

Desde Reformas Iluro realizarán un estudio personalizado para determinar la fase en la que se encuentra tu edificio y determinar, a partir de este punto, escoger la mejor solución al respecto.

Otros artículos de interés

Deja un comentario